P. 129°. 5° Sesión ordinaria. 3-08-2011 en que se votó la ley de emergencia para la Patagonia PDF Imprimir E-mail
Lunes, 13 de Mayo de 2013 19:47
AddThis Social Bookmark Button

A continuación reproducimos la versión taquigráfica de la intervención del Dip. Forte en la sesión del 3-8-2011 en la que se trató la emergencia agropecuaria para la región patagónica.

SR. FORTE,ULISES UMBERTO JOSE (LA PAMPA):Señora presidenta: trataré de ser breve para no pecar de reiterativo porque ya se ha dicho todo. Además, el hecho de que queden tan pocos legisladores en el recinto creo que significa que el debate va perdiendo animación, pero, sin duda, hemos votado una ley de emergencia aunque venimos con dos meses de atraso, obviamente para proteger, entre otras cosas, la producción y los pobladores de nuestra querida región patagónica.Estamos hablando de una región que representa aproximadamente el 70 por ciento de la producción ovina del país, pero lo más grave es que muchas zonas de ella –los amigos de la Patagonia lo confirmarán son de monoproducción ovina y no tienen la suerte de otras áreas que pueden diversificar su actividad.Encarado desde ese punto de vista, parecería simplemente que uno estuviera preocupado por el capital de trabajo o por si los productores de esa zona tienen más o menos capital. Queremos aclarar que detrás de cada oveja, detrás de cada majada, hay gente de carne y hueso que ha perdido su sustento, su capital, su tradición y su futuro, por lo que se sigue despoblando nuestro querido interior.Quiero hacer una aclaración para aquellos que no entienden o para quienes tomaron a la producción agropecuaria como una sola cosa sin saber diferenciar. Cuando hablamos de productores de 300, 400 ó 500 lanares nos estamos refiriendo simplemente a productores de subsistencia, que cuando tienen una buena zafra del cordero o de la esquila apenas perciben, prorrateando el producido en doce meses, el salario de un empleado de comercio; no perciben mucho más, y frecuentemente meno

...
SR. FORTE,ULISES UMBERTO JOSE (LA PAMPA):Por lo tanto, no hay espalda financiera, no hay capital, no hay resto para poder aguantar semejante inclemencia climática. Sabemos que lo que ha pasado con la ceniza es mucho más grave que lo sucedido en ocasión de otras emergencias, como las derivadas de la sequía o de inundaciones, porque en este caso no hay fecha de finalización: no sabemos cuándo va a terminar el fenómeno de la ceniza ni cómo va a continuar.Por ello, es fundamental el rol del Estado para ayudar a toda esa gente que se encuentra en emergencia o desastre agropecuario, pero es mucho más importante aún para ver cómo recuperamos la producción ovina en manos de los productores.No queremos que ocurra lo que sucede en el Oeste pampeano, donde después de una tremenda sequía se está recuperando la ganadería vacuna. Si no aparece el Estado, aparece el mercado. Esto genera fideicomisos financieros con dueños de vacas, por lo que deja de haber productores ganaderos. Por eso, es fundamental que aparezca el Estado.Sabemos que hemos votado este proyecto por una cuestión de emergencia, pero queda claro que este tipo de iniciativas son totalmente mejorables dado que son insuficientes. ¿Por qué decimos que son insuficientes? Porque aquí se contempla nada más que la situación de algunos productores, financiando la actividad ovina. El artículo 20 de la ley ovina dice que no se puede incorporar más del 50 por ciento de su presupuesto para la emergencia. Por lo tanto, está muy acotado lo que va a invertir el Estado en esto.Pero, por sobre todas las cosas, es imprescindible sacar recursos de otros lados y no de la ley ovina, porque es fundamental que los fondos de dicha norma sean para incrementar la producción de ovejas, de lana y de carne. Sabemos que en la Argentina existe una gran necesidad de carne para la exportación. Hoy, no se cumple con la cuota Hilton en materia ovina por falta de producción; por eso es fundamental aumentarla.Hay algunos detalles de este proyecto que hemos votado que generan ciertas dudas, por ejemplo, cuando se deja demasiado en manos del Ministerio o del Poder Ejecutivo la política de subsidios. Sabemos lo que pasa cuando no hay un contralor, y que están altamente sospechadas las políticas de subsidios del Estado, ya que generalmente se favorece a quienes no necesitan ser auxiliados.Por lo tanto, es imprescindible que haya más control. Y en un Estado nacional que ha generado tantas cosas para todos –Fútbol para Todos, Carne para Todos, Cerdo para Todos-, todos sabemos que ese “para todos” termina siendo para todos los porteños y para algunas personas más que viven en el conurbano.Sería importante que empecemos a generar políticas de solidaridad para todos los hermanos patagónicos y que nadie quede excluido, como los amigos de Chubut y tantos otros.Sabemos perfectamente que no faltan recursos para enfrentar estas inclemencias climáticas, para atender estos desastres climáticos. Simplemente, cuando no alcanza el presupuesto, hay que empezar a redireccionar los fondos, porque primero tienen que estar las emergencias y las urgencias.Por ahí es cierto que habría que utilizar menos publicidad oficial, más aún cuando no sabemos si se trata de publicidades oficiales o de instrumentos de gestión de Estado o de gobierno. Por ejemplo, mucha de esa publicidad se podría suprimir y entonces contener a todos los hermanos patagónicos.Sin duda, hemos llegado tarde. También sin duda llegamos con los mejores proyectos dentro de nuestras posibilidades, pero falta muchísimo más y esperemos que esto sea la punta de lanza para que empiecen a aparecer todas las políticas de Estado tendientes a solucionar estas dificultades, y que ojala que hayamos aprendido la lección en estos años especiales como los electorales.De todas maneras, cuando el hambre aprieta, se puede parar un rato la campaña –obviamente yo también participo- y empezar a legislar más rápido.
Última actualización el Lunes, 13 de Mayo de 2013 21:13
 
buy priligy buy amoxil spyware for phone