Expresar adhesión al 'Día de la Mujer Rural' , a celebrarse el 15 de octubre de 2010
AddThis Social Bookmark Button

 

Expte. Nro. 7508-D-2010 presentado el 13/10/2010

 

PROYECTO: 

La Cámara de Diputados de la Nación

DECLARA:

 

Adhesión a la celebración del día Mundial de la Mujer Rural, el próximo 15 de octubre
 

FUNDAMENTOS:

La Cámara de Diputados de la Nación


DECLARA:

 

El 15 de octubre como Día Mundial de la Mujer Rural fue proclamado en la IV Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Mujer (Beijing, 1995) a propuesta de la Federación Internacional de Productores Agrícolas (FIPA), la Fundación Cumbre Mundial de la Mujer (FCMM) y la Unión Mundial de Mujeres Rurales (UNMR). Se determinó que fuera un día antes del día de la Soberanía alimentaria. Esta situación no es casual, según la FAO, la organización para la alimentación y la agricultura de ONU, las mujeres producen el 50 por ciento de los alimentos cultivados en el mundo, situación que escala al 80 por ciento en los países más pobres.
En 2001 Argentina adhiere a la conmemoración del 15 de octubre como Día Internacional de la Mujer Rural mediante la Ley 25.431.
La recopilación de estadísticas específicas sobre género de los últimos años ha confirmado dos cosas: la mayoría de las personas pobres del mundo son mujeres, y en la mayoría de los casos ellas tienen responsabilidad de alimentar a hombres y niños hambrientos, y a sí mismas. Cultivan, cosechan y cazan o pescan los alimentos para la familia, llevan agua y leña a la casa, y preparan y cocinan los alimentos. Donde las personas rurales pobres tienen suficiente para comer, es en gran medida muy a menudo gracias al esfuerzo, aptitudes y conocimientos de las madres, esposas, hermanas e hijas.
A pesar del importante papel que juegan para la economía familiar estas mujeres, son las últimas que tienen acceso a los recursos, a la capacitación y a los préstamos financieros. En muchos países, las dificultades de las mujeres rurales están empeorando, conforme los hombres jóvenes y en buenas condiciones físicas parten hacia las ciudades a buscar trabajo. Las mujeres que quedan en sus localidades luchan por criar a sus hijos y hacerse cargo solas de sus terrenos y quintas. Hoy en día en algunas regiones de África el 60 por ciento de las familias están a cargo de las mujeres.
La FAO sostiene que la inversión en la mujer rural significa consolidar la seguridad alimentaria. Un análisis del Banco Mundial indica que la inversión en proporcionar instrucción a las mujeres y las niñas tiene los rendimientos más altos respecto a cualquier otro tipo de inversión en los países en desarrollo. Entre sus resultados figuran una productividad más elevada, crecimiento demográfico menor, tasas de mortandad infantil reducidas y una mayor conciencia, así como utilización de medidas de protección del medio ambiente. Investigaciones llevadas a cabo en Kenya mostraron que las campesinas que habían terminado la enseñanza primaria ganaban 24 por ciento más que las que no la habían concluido.
En el caso de la Argentina, las mujeres rurales en las zonas socialmente más desprotegidas de nuestro país no sólo cumplen jornadas laborales, sino también reproductivas y domésticas, por lo que datos de la Federación Agraria Argentina precisan que trabajan 16 0 18 horas por día.
La concepción de la ruralidad en nuestro país es amplia y hay diferentes realidades regionales y actores que la componen. Según Mónica Polidoro, Coordinadora nacional de la Mujeres Federadas, se hace "casi imposible que podamos determinar un modelo único de mujer rural, están aquellas que se desempeñan en la actividad tambera, cuando día a día desde muy temprano hay que ordeñar a las vacas, y luego todo un día de trabajo para brindar uno de los alimentos mas importantes del ser humano, y las mujeres que además de dedicarse a la producción que da la tierra (...) Hay mujeres que no se suben arriba de un tractor ni ordeñan vacas, ni arrean animales, pero también forman parte de la ruralidad, por su formación cultural, y las vemos en la administración casera de su unidad productiva, buscando precios en los insumos, y aportando distintos esfuerzos para el desarrollo familiar, todas absolutamente todas, son participes necesarios de la Agricultura Familiar, apostando a un desarrollo rural sustentable".
La labor desarrollada por las mujeres que trabajan en el campo, sostiene las más de las veces la economía familiar, estructura la vida cotidiana y social, y transmite de generación en generación los valores tradicionales de la ruralidad. A manera de reconocimiento a las tareas de una gran cantidad de mujeres, solicito a mis pares la aprobación del presente proyecto de declaración

 


FIRMANTES:

Autor: Viale, Lisandro

Coautores:

Forte, Ulises

Orsolini, Pablo

Fein, Mónica

Chemez, Jorge

Alcuaz, Horacio

Benedetti, Atilio


GIRO A COMISIONES:

Agricultura y Ganadería

 

 
buy priligy buy amoxil spyware for phone